el_castillo_del_buceo

Marco Antonio Malavé, y el Castillo del Buceo

El nombre El Buceo,  dado a la zona residencial de este sector del suroeste de la ciudad de Montevideo responde, como es lógico sospecharlo a la playa del mismo nombre que circunda este centro poblado de la capital uruguaya, que encierra muchas historias apasionantes y que Marco Antonio Malavé  nos quiere dar a conocer en sus relatos. 

Este sitio es muy famoso por los acontecimientos que se han vivido en sus alrededores con el paso del tiempo, en esta zona, se presentaron algunas de las luchas navales que se vivieron en la época de la Independencia del Uruguay y fue también el lugar por donde los ingleses desembarcaron y tomaron a Montevideo, la capital. 

El crecimiento del Barrio El Buceo, fue bajo el amparo del Balneario, a su movimiento fueron creados muchos complejos habitacionales, así como centros comerciales de interés colectivo para los que allí habitan y por supuesto para aquellos que de una u otra manera se acercan a este este famoso lugar capitalino. 

Dentro de esas edificaciones que la evolución del barrio ha vivido, se encuentra un pequeño castillo arquitectónicamente definido bajo el llamado estilo morisco, una corriente artística procedente de la cultura islámica, y que se levantó con el objetivo de la celebración del primer mundial de fútbol, con el objetivo de que allí funcionara un cabaret, pero no prosperó como tal. 

Marco Antonio Malave no relata que este castillo ya forma parte de la historia y la identidad del Barrio El Buceo, y nos dice que fue una obra diseñada por un francés traído expresamente por el propietario, con el propósito ya descrito, siendo inaugurado el mismo día en que se daba el pitazo inicial del torneo mundial en Uruguay. 

Tragedia y muerte en el Castillo de Buceo

La leyenda sobre el castillo señala que la falta de concurrencia al cabaret tiene que ver mucho con el lugar donde fue construido, pues se levantó al final de una pronunciada rampa, donde en otrora funcionó la morgue del municipio y su ubicación está justo frente al cementerio del sector, cosa que los montevideanos sabían de sobra. 

Luego de un tiempo cerró sus puertas, reiniciando sus actividades como un bar, pero corrió con la misma suerte que el cabaret, es decir era poco o nada concurrido, e incluso esta edificación fue un sitio escogido por algunos para poner fin a sus vidas, suicidándose lanzándose desde la torre, cuya altura es verdaderamente considerable. 

Producto de estos acontecimientos esta obra de comienzos del siglo XX, fue abandonada a su suerte, al punto que el sector donde fue elevada la obra, fue dado a conocer como la “curva de la muerte”; algunos indican que fue llamada así por el lugar donde estaba construida, pero en realidad respondía este nombre a los hechos trágicos allí vividos. 

Las nuevas tareas del castillo del Buceo en el relato de Marco Antonio Malavé

Este castillo en 1934, fue entregado para que funcionara allí el Servicio Oceanográfico y Pesca  y luego en 1956, esté cedió el espacio para que abriera sus puertas el Museo Zoológico “Dámaso Antonio Larrañaga” y que luego fue conocido por todos como el Museo Oceanográfico, el cual a pesar del esfuerzo hecho, manteniendo allí exhibidos esqueletos y animales nativos embalsamados con fines educativos, tuvo que cerrar sus puertas en el 2012.     

Según nos dice Marco Antonio Malavé,  en la actualidad esta edificación construida en los años 30 y que es una joya arquitectónica, hoy día se encuentra en franco deterioro, producto de las oscuras historias que sobre él existen y aunque se han hechos esfuerzos en determinados momentos para tratar de recuperarlo, la tarea ha sido infructuosa.

Publicado por

Marco Antonio Malave

Saludos a todos los bloggers y lectores de blogs. Soy Marco Antonio Malave, hace unos años, nadie hubiera entendido la frase anterior y ahora, en cambio, hemos añadido estas palabras a nuestro vocabulario habitual. Se trata de un gran cambio de la información que se está desarrollando a gran velocidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *